Café por la mañana

Por la mañana
la cabeza se siente aturdida,
pesada por recuerdos que no llegan,
sopesando nuevas direcciones.

Lentamente se enciende
el fuego, que con chispas
y con esfuerzo reticente renace
por la mañana.

Un café despierta
las neuronas y así comienzan
a conectar: hay vorágine y sinapsis
por la mañana.

Planear el día
puede ayudar, quizás un poco
¿La verdad? Todo se define
por la mañana